Posts Tagged ‘Que es UNASUR’

Chávez y Correa piden a Uribe documento

Cumbre Unasur: Chávez y Correa piden a Uribe que presente el documento del acuerdo con EE.UU.umbre_bariloche

 

Los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y Venezuela, Hugo Chávez, pidieron hoy a su homólogo colombiano, Álvaro Uribe, que presente el documento del acuerdo que alcanzó con Estados Unidos para el uso de bases militares colombianas.

 

“Sería bueno, señor presidente Uribe, que nos remita el documento del acuerdo”, dijo Correa, presidente en turno de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), tras escuchar los argumentos de Álvaro Uribe en defensa del acuerdo con Washington.

 

También Hugo Chávez, al inicio de su intervención en la Cumbre, coincidió en la “necesidad” de que Uribe presente el “documento integral” o que al menos “lo adelante para salir de tantas dudas e incógnitas que, por lo menos, tiene Venezuela”

 

La cumbre en la ciudad argentina de Bariloche fue convocada para debatir el acuerdo negociado pero aún no suscrito entre Colombia y EE.UU. para que tropas estadounidenses utilicen bases militares colombianas, que ha generado preocupación y malestar en la región

CUMBRES UNASUR

307-28554Quito 7 de Agosto 2009

UNASUR, ¡BIENVENIDA A CASA!

La Secretaría General del organismo tendrá sede permanente en la ciudad de  Quito, Ecuador

Por María Cristina Galo*

La Unión de Naciones Suramericanas UNASUR es una comunidad política y
económica que integra a  doce países  de Sudamérica: Argentina, Bolivia,
Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

La UNASUR tiene como objetivo construir, de manera participativa y
consensuada, un espacio entre las naciones,  la unión en lo cultural,
social, económico y político, con la implementación de políticas sociales,
educativas, de la infraestructura, la financiación y el medio ambiente,
para eliminar la desigualdad socioeconómica, lograr la inclusión social,
la participación ciudadana y fortalecer la democracia.

Muchos suramericanos y latinoamericanos incrédulos se preguntarán todavía ¿ para qué sirve UNASUR ?. Y la respuesta es,  para todo lo importante que deba hacerse en Suramérica de aquí en adelante. La creación de UNASUR tampoco seria posible si en Suramérica no hubiese existido  la convicción protagonizada por Venezuela, Bolivia y Ecuador de que esta unidad e integración era una necesidad improrrogable. Certeramente los presidentes Chávez, Morales y Correa dieron el salto histórico, junto a Brasil, Argentina, Uruguay, Chile, Colombia, Perú y Paraguay, para acortar tiempos y circunstancias y concluir con la firma y conformación programática de UNASUR.

Hasta el momento, se pueden evaluar algunos logros como la creación del
Banco del Sur, Petrosur, Consejo Energético para planificar producción y
uso eficiente de energía en el continente, reuniones periódicas entre
presidentes y ministros sectoriales, entre líderes de la región, unión
progresiva de países de la CAN con el MERCOSUR, apoyo mutuo en defensa de la democracia y de gobiernos democráticamente elegidos, apoyo para la
eliminación gradual de la deuda externa y dependencia directa ante el FMI
y BM en Quito,  se crearán 4 nuevos consejos estos son:  Desarrollo
Social; Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología; Infraestructura y
Planeamiento, y de Lucha Antinarcóticos.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, asumirá éste 10 de agosto su
segundo mandato  y la presidencia pro témpore de Unasur. Correa tiene como objetivo  impulsar en  Unasur, la creación de una organización
latinoamericana dirigida a “restarle relevancia” a la OEA y potenciar el
Consejo de Defensa Suramericano, además fortalecer  la Comunidad Andina y el Mercosur que deben prepararse para convergen en la Unasur.

El mandatario expresó que; “para evitar (…) la posibilidad de un
conflicto” en la región, con el Consejo de Defensa Suramericano, y también
promover la creación de consejos similares en el ámbito social y
económico. Asimismo, indicó que se tratará de impulsar una organización de estados latinoamericanos “sin países extraños a nuestra región, incluyendo países que durante mucho tiempo fueron postergados”.

¿Unasur eclipsará a la OEA?

A la luz de las declaraciones del Presidente Correa, quedan de manifiestos
el  desarrollo de las contradicciones de los objetivos que busca alcanzar
la UNASUR con respecto a los propios de la OEA , esto lo llevará,
necesariamente, a definir sus  “objetivos”

Cuando la Organización de Estados Americanos (OEA) se reunía en Junio del
2008,  se pensaba que esa reunión, tenía lugar bajo la sombra de UNASUR.
el canciller Maduro apuntaba una verdad tan grande como una Catedral:
Estados Unidos nunca ha sido emplazado en la OEA por promover el
terrorismo, las dictaduras militares, ni por los crímenes que ha cometido
en muchas partes del mundo. Entonces, nadie se atrevió a desmentir ese
planteamiento.

Los gobiernos norteamericanos han puesto en el banquillo de los acusados a
muchos latinoamericanos, pero ninguno se ha atrevido a hacer lo mismo,
hasta ahora, ni siquiera por reciprocidad. Es evidente que soplan nuevos
vientos en la OEA que no pueden ser del agrado de Estados Unidos.  Algo
que llamó la atención de muchos observadores fue la declaración del
secretario general sobre la necesidad de preservar la existencia de la
OEA, la participación de los 34 países miembros y hasta promovió el
reingreso de Cuba como miembro pleno a dicho organismo.

¿Por qué esa preocupación de Insulza? Sin dudas, fue la fundación, el
pasado 23 de mayo del 2008, en Brasilia, de la UNASUR. Si Insulza estima
que UNASUR puede poner en crisis a la OEA, puede que no esté muy lejos de
la realidad.

Al margen que las dos organizaciones podrían subsistir paralelamente,
resulta obvio pensar que la posibilidad de una posición común de 12
gobiernos latinoamericanos no puede ser del agrado de Estados Unidos.
Pero, eso está por verse, pues no todos tienen los “mismos intereses”.

Algunos prefieren seguir bajo la tutela de Estados Unidos, como es el caso
de Colombia y varios más. Otros no acaban de decidirse a dar muestras de
independencia. Los demás, como es el caso de Venezuela, Ecuador y Bolivia,
han asumido políticas nacionalistas en defensa de sus pueblos y en contra
del neoliberalismo preconizado por la Casa Blanca.

Mención aparte merece Brasil, que juega su propio juego en alianza con
Argentina y, en mayor o menor medida, con la anuencia de gobiernos como
los de Venezuela, Bolivia y Ecuador. En el encuentro fundacional de
UNASUR, el presidente anfitrión, Luiz Inácio Lula da Silva, expresó:

“Suramérica unida tiene capacidad para mover el tablero político de todo
el mundo en beneficio de nuestros países”. Y más adelante, puntualizó:
“Constituiremos nuestra unión en la base de los exitosos procesos de
integración del MERCOSUR (Mercado Común del Sur) y de la Comunidad Andina de Naciones, donde más de 300 millones de personas se benefician de una base de crecimiento e inclusión social”.  Otro elemento significativo e
importante de esa Cumbre fue el apoyo de todos los mandatarios presentes
–con excepción de Colombia, desde luego– a la creación de un Consejo de
Defensa Regional.

En ese sentido el presidente Correa, en declaraciones del 3 de agosto a
ALER,  fue categórico, en afirmar que al asumir la Presidencia pro
tempore, de UNASUR,  potenciará el Consejo de Defensa Suramericano.
“Cualquier país que se atreva a agredir a otro país deberá saber que
tendrá una sanción muy fuerte del resto de países de la región”
Este sería el primer tema a tratar en la cumbre de la UNASUR. Una vez, que
Colombia aceptara el asentamiento de bases estadounidenses en su
territorio, varios países latinoamericanos han mostrado preocupación pues
fomentaría una actitud militarista en la región, el canciller ecuatoriano,
Fander Falconí afirmó: “Desde nuestro punto de vista, no existe ningún
tipo de justificación” para ese acuerdo entre Bogotá y Washington, y
añadió que “en América Latina debemos desechar esta presencia de bases
extranjeras”.

Según Falconí, su homólogo español, Miguel Ángel Moratinos,  los
Presidentes de Chile y Brasil, se pronunciaron frente a la situación, de
las bases militares en Colombia, “han pedido que se procese el tema de las
bases militares en el marco de la Unasur, específicamente en el marco del
Consejo de Seguridad de Defensa, nosotros  también hemos expresado nuestra profunda preocupación de que tengamos que volver a la instalación de bases militares que fomentan una actitud militarista”, Esta situación contrasta con la visión de la UNASUR que se reunirá a finales de agosto.

Ni el presidente colombiano Álvaro Uribe ni su canciller, Jaime Bermúdez,
asistirán al encuentro argumentando que ese no es el escenario apropiado
para debatir el acuerdo militar con los Estados Unidos pues se trata de un
acuerdo bilateral y no multilateral.  El presidente de Colombia, Álvaro
Uribe, está en su legítimo derecho de explicar los alcances del acuerdo
que negocia con Estados Unidos para el uso de sus bases militares,
manifestó el canciller Falconí.  Sin embargo,  aclaró que para Ecuador no
existe ningún tipo de justificación para  la instalación de
estadounidenses en suelo colombiano.

El secretario de Estado hizo este pronunciamiento en relación con la gira
que el mandatario colombiano emprendió el martes pasado por Perú, Chile,
Brasil, Argentina, Paraguay,  Uruguay, y  Bolivia, con el fin de exponer
el contenido y fines del acuerdo con EE.UU..   Anunció que la decisión
colombiana preocupa a algunos mandatarios latinoamericanos al punto que
han planteado llevar el tema  al interior del Consejo de Seguridad de
Unasur.

“Evidentemente el presidente Uribe está en su legítimo derecho de expresar
los alcances de este tipo de acuerdos que, desde nuestro punto de vista,
no existe ningún tipo de justificación. Yo creo que en América Latina
debemos desechar  esta presencia de bases extrajeras y sentarnos en lo que
deseamos las sociedades y los pueblos que es tener programas públicos de
reducción de la pobreza, terminar con las inequidades y lograr bienestar
para nuestros pueblos”, señaló Falconí.

¿Qué significa un Consejo de Defensa Suramericano? ¿Es acaso que once de
las doce naciones se separan del Tratado Interamericano de Asistencia
Recíproca (TIAR) y de la Junta Interamericana de Defensa (JID) o pretenden
convivir con esas organizaciones militares creadas por Estados Unidos?
Recordemos que cuando la Guerra de las Malvinas, el gobierno de Ronald
Reagan se olvidó del TIAR y apoyó a Gran Bretaña contra Argentina.

Hace ya algún tiempo, los ejércitos de Brasil y Argentina estudiaron
planes comunes para enfrentar la invasión de “fuerzas extraterritoriales”
interesadas en adueñarse de los recursos naturales de los dos países.
Destacados militares brasileños han estado promoviendo la creación de un
ejército regional, que ahora podría hacerse realidad.

La saliente presidenta pro-tempore de la UNASUR, Michelle Bachelett,
convocó  con carácter de urgencia, a una reunión de Presidentes de los
países miembros para tratar y afrontar los retos inmediatos que surgieron
en la caótica situación política y económica que orquestó  la derecha
internacional y nacional en  Bolivia, con la masacre de Pando, en un
intento de golpe civil contra el Presidente boliviano, Evo Morales.

Paralelamente,  es necesario señalar que de los dos socios suramericanos
congéneres de los Estados Unidos de América, no asistió el señor
Presidente del Perú, Alan García, por obvias razones de Estado. Había
sobre la mesa de diferencias limítrofes regionales, la declaración del
Perú sobre los límites acuíferos entre Perú y Chile y la correspondiente
respuesta de la Cancillería chilena. En tanto, Uribe en la practica,
ejecutaba  su plan Colombia, bajo la tutela de gobierno de los Estados
Unidos.

Nuevamente, en Quito se repetirá la historia, Uribe no vendrá a la reunión
de UNASUR y el ministro peruano de Relaciones Exteriores, José Antonio
García Belaúnde, será el encargado de representar a Perú en la III Reunión
Ordinaria del Consejo de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión de
Naciones Suramericanas (Unasur), o sea el libreto está escrito.

Sin temor a equivocarme, acontecimientos como estos no hubieran sido
posibles -ni siquiera soñarlos- hace pocos años. Ocurren ahora por dos
razones: el surgimiento de gobiernos revolucionarios y nacionalistas en
América Latina y el abandono que Estados Unidos había tenido a la región
durante la administración Bush, por la invasión a Iraq. Pero, también, por
el interés de Brasil de convertirse en la potencia hegemónica regional.
Vemos como el presidente Lula de Brasil y su homóloga chilena han  salido
al paso, para pedir explicaciones a Colombia por 7 las bases
estadounidenses en su territorio.

Las múltiples expresiones de júbilo de los pueblos sudamericanos son
dignas de alegría política. UNASUR ha logrado demostrar, al mundo entero,
que su constitución como organismo suramericano puede ejercer sus
funciones y propósito (incluidas las militares), independientemente, de
las razones que la llevan a reuniones oficiales urgentes cuando dichas
situaciones particulares surjan en nuestro continente suramericano.
¡UNASUR, ya está en casa…!

*Articulista para varios medios suramericanos.
cristina_galo@yahoo.es

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.